volver a principal
C/ Moreto, 7, 5º dcha, despacho 5 - 28014 Madrid - Tlf: 91 825 11 98     Inscrita en el Registro Nacional de Asociaciones: F-2056 Sec. 2ª
Teléfonos de información
sobre el Lupus

91 825 11 98 y 674 250 527
de 09:30 a 13:30       de 17:00 a 20:00
Información sobre el LUPUS:

¿QUE ES EL LUPUS?

El Lupus Eritematoso Sistémico es, hoy por hoy, una enfermedad incurable del sistema inmunitario, una condición por la cuál el mecanismo de defensa de nuestro organismo comienza a atacarse a sí mismo creando un exceso de anticuerpos en el torrente sanguíneo que causan inflamación y dañan las articulaciones, los músculos y otros órganos. El Lupus Discoide afecta, por lo general, sólo a la piel, pero en algunas ocasiones puede degenerar en Sistémico.

Esta enfermedad puede tener diferentes detonantes y se puede presentar con síntomas muy diversos llegando a imitar a otras enfermedades como la Artritis Reumatoide o la Esclerosis Múltiple. El Lupus no tiene causa conocida aunque la investigación evidencia la implicación de factores genéticos, hormonas e infecciones incluso víricas. Se cree que un 1% de la población puede tener Lupus en este país, de los cuales el 90% son mujeres, principalmente entre 15 y 55 años de edad.

Dado que presenta una gran variedad de síntomas, el Lupus puede pasar desapercibido para médicos de familia y especialistas, retrasándose así un diagnóstico que puede ser crucial para el tratamiento temprano de la enfermedad y por tanto limitar los daños potenciales en riñones, corazón, pulmones o cerebro.

Los pacientes diagnosticados necesitan supervisión médica constante y un tratamiento continuado. De esta manera, los síntomas se debilitan pero entran a jugar un papel importante los efectos secundarios de la medicación. El Lupus incide negativamente en la vida de los pacientes y sus familias y en las relaciones personales y profesionales.

DESENCADENANTES

El Lupus se puede desencadenar:

EN LA PUBERTAD DURANTE LA MENOPAUSIA
AL DAR A LUZ DESPUÉS DE UNA INFECCIÓN VÍRICA
CON LA EXPOSICIÓN SOLAR COMO RESULTADO DE UN TRAUMA
DESPUÉS DE UN TRATAMIENTO PROLONGADO CON CIERTOS MEDICAMENTOS

Estas situaciones pueden ser detonantes para aquellas personas que ya sean susceptibles de tener Lupus.

El Lupus también puede desencadenarse en personas con antecedentes familiares de otras enfermedades autoinmunes como la Esclerosis Múltiple o Artritis Reumatoide.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS EN EL LUPUS?

Las posibles manifestaciones del Lupus son muy variadas, rara vez dos personas tienen exactamente los mismos síntomas, así que hemos elegido los más comunes:

Dolor en músculos y articulaciones Eritemas permanentes en las mejillas
Problemas de riñón Fatiga extrema y debilidad
Ulceras bucales o nasales Riesgo de abortos espontáneos
Pérdida de pelo Eritemas solares
Depresión Síntomas gripales y/o sudoraciones nocturnas
Inflamación de los tejidos que recubren órganos internos con dolor abdominal o pectoral Mala circulación sanguínea
Problemas hematológicos como la anemia Ataques, enfermedad mental u otros problemas cerebrales
Dolores de cabeza, migrañas  


Se pueden desarrollar 4 ó 5 de estos síntomas, que pueden desaparecer y/o desarrollar otros.

Los dos síntomas más habituales en el Lupus parecen ser:
Dolor en músculos y articulaciones = Fatiga extrema y debilidad


ALGUNOS INDICADORES DE ALARMA

Después de amplios estudios en miles de pacientes con Lupus en todo el mundo se han reconocido las siguientes señales de alarma que pueden ayudar a detectar precozmente la enfermedad:

Eritemas faciales o de otros tipos Migrañas en la pubertad Agorafobia/claustrofobia
Dificultad en la flexión de los dedos Problemas del ciclo menstrual
Sequedad de ojos y boca Recuento bajo de linfocitos
Dolores del crecimiento Fiebre glandular en la pubertad
Reacción severa a la picadura de insectos Abortos recurrentes
Antecedentes familiares de enfermedades autoinmunes


El médico de familia o especialista se guía por un criterio de diagnóstico internacional, pero los indicadores mencionados pueden resultar de gran ayuda par encaminar dicho diagnóstico.

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA EL LUPUS?

El Lupus parece ser un tipo de auto-alergia y, al manifestarse de manera tan variada hace que el perfil de los pacientes sea completamente diferente. El especialista, quizá, tenga que investigar la:

Piel Articulaciones Riñones Glándulas inflamadas
Sangre Corazón Pulmones Sistema nervioso
Fatiga Fiebre Pérdida de peso Sobrepeso

Para llegar a un diagnóstico firme el médico necesita constatar cuatro de las once condiciones aceptadas internacionalmente (bien a la vez o separadas en el tiempo). Estas condiciones incluyen los resultados analíticos y también se considerarán los antecedentes familiares.

Generalmente es el reumatólogo el que hace el diagnóstico, pero también pueden intervenir dermatólogos, especialistas del riñón y cardiólogos.

ESTILO DE VIDA

El enfermo de Lupus necesita adaptarse al ritmo que la enfermedad y los efectos de la medicación le imponen. Cuando esta adaptación se consigue la calidad de vida mejora notablemente. Estos consejos pueden ayudar:

- Infórmate debidamente acerca del Lupus
- Disminuye la fatiga a través del descanso y reduciendo el nivel de actividad diario.
- Trata de disminuir el estrés y de resolver la depresión, el dolor y la ira.
- Evita la exposición solar directa y también las luces fluorescentes.
- Sé franco con tu familia y amigos, diles lo impredecible que el Lupus puede llegar a ser.
- Si así lo deseas, desarrolla nuevos hobbys y habilidades
- Pide ayuda a tu familiares, amigos y profesionales de la salud cuando la necesites.

¿CUÁLES SON LOS TRATAMIENTOS?

Antiinflamatorios no esteroideos (AINES), Aspirina, etc.
Los AINES están indicados para enfermos que sufren principalmente de dolor muscular y articular. La aspirina, heparina o sintron son tratamientos anticoagulantes.

Anti-palúdicos
Ayudan a enfermos con afectación cutánea y articular. Estas drogas pueden resultar eficientes para un Lupus moderadamente activo y evitan el uso de esteroides. La hydroxicloroquina y el mepacrine son las más comunes.

Los esteroides
Como la prednisona han sido de una importancia vital en el tratamiento del Lupus y han salvado vidas. Son muy efectivos contra la inflamación y para desactivar las fases activas de la enfermedad. La dosis dependerá dela gravedad de los síntomas y será disminuida gradualmente o retirada(si es posible) una vez la enfermedad esté bajo control.

Inmunosupresores
Estos se utilizan en los casos más severos. Los más comunes son: metotrexate, azatioprina y ciclofosfamida.

Los médicos utilizan los tratamientos agresivos durante un período lo más corto posible. Por el momento no existe cura para el Lupus pero se puede controlar la enfermedad con un programa de tratamiento y monitorización adecuado. De esta manera, la mayoría de los enfermos pueden disfrutar de una expectativa de vida normal.