volver a principal
Teléfonos de información
sobre el Lupus
91 825 11 98 y 674 250 527
Lunes a Viernes
de 09:30 a 13:30
Lunes a Viernes
de 15:00 a 20:00
Quienes somos

INFORME DEL V CONGRESO INTERNACIONAL DE PACIENTES DE LES

PONENCIAS

TERAPIAS ALTERNATIVAS/ COMPLEMENTARIAS Y NUTRICIÓN.


Judith Horstman (rehuminations)
Janet Reid-Hector.


Consejos: Para ayudar a mantener la movilidad aconsejaron pilates y terapias físicas. Ejercicio el yoga y tai-chi.

Diferentes puertas para la misma habitación: meditación, visualización e imaginación, biofeedback, hipnotismo, relajación profunda, respiración completa.

Terapias corporales y mentales: alivio del estrés y disminuir la presión sanguínea.
Oración y prácticas espirituales (20 minutos al día)

Mini relajación: Sentarte con los pies apoyados en el suelo, y las manos cómodamente a ambos lados del cuerpo o sobre las piernas, dejar que se cierren tus ojos lentamente, respirar durante cinco segundos profundamente, concentrándote en cómo inspiramos y espiramos, sentirte relajado, comenzar a respirar con normalidad unos 20 segundos sintiéndonos relajados, a continuación respirar profundamente durante otros 5 segundos y salir relajados y abrir los ojos cuando estés preparado. Se aconseja hacer esto 3 veces al día.
Acupuntura para los síntomas del lupus, promueven la liberación de endorfinas, suaviza el dolor y otros síntomas. Pero no es efectiva para todas las personas, no es una cura para el lupus y no está cubierto por los seguros ni por la Seguridad Social.

Masajes: Pueden aliviar el estrés, el dolor y la tensión, pueden ayudar a romper el círculo del dolor, mejorar el insomnio y la depresión, pero no los cubre la mayoría de los seguros privados ni por la Seguridad Social.

La dieta en el Lupus: Las personas con Lupus pueden ser más vulnerables a: ataques al corazón y enfermedad cardíaca, afectación renal, osteoporosis, efectos secundarios de los medicamentos, fatiga y depresión.
Aconsejan comer verduras y frutas: disminuir la carne y dietas bajas en grasas, las dietas vegetarianas pueden disminuir la inflamación, las verduras y frutas suplen los bajos niveles de vitamina.
Evita la comida basura, las grasas aumentan la inflamación, contribuyen a padecer diabetes y problemas coronarios. Los aditivos en la carne procesada y otras comidas pueden aumentar los síntomas del lupus. El café puede afectar a los riñones, la cafeína puede interferir con el metotrexato

Cambios nutricionales: Pescados de agua fría y ricos en aceite Omega 3, que ayudan a la inflamación, al corazón, y a la depresión, también el cobre contenido en los alimentos (verduras de la familia de las coliflores). Cambiar a aceite de oliva, semillas de lino y semillas de uva. Pásate del café al te verde.
En cuanto a las hierbas y suplementos de la dieta precaución, las hierbas son medicamentos, al igual que los suplementos y tenemos que tener en cuenta que el hecho de ser natural no implica que sea seguro. Factores a tener en cuenta, existen muy pocos estudios al respecto, existe una pobre o inexistente legislación, los pesticidas y la contaminación, así como los aditivos hacen que no exista el control de calidad.
Con respecto a las vitaminas y los suplementos hay que consultarlos con el médico. Los aceite Omega 3, aceite de pescado favorecen la disminución de la presión arterial y colesterol). El Ginko favorece la circulación para problemas con el síndrome de Raynaud y para problemas cognitivos. La glucosamina indicado para la osteoporosis.
Los peligros de las hierbas y los suplementos son que interaccionen con otros medicamentos que estemos tomando, problemas de sangrado, daño en el hígado o en los riñones y que ofrezcan falso optimismo, algunas personas dejan de tomar su tratamiento tradicional para experimentar con estos remedios aunque que no se han demostrado su eficacia con lo que pueden poner en peligro su vida. Tener cuidado con el kava-kava, wilfordia tripterygium, hormonas DHEA, suplementos de animales, alta dosis de vitaminas, ginsen, hierbas procedentes de Asia y terapia de picadura de abejas.

Advertencias: Desconfiar de los milagros. Elegir suplementos seguros, para ello comprar a las grandes empresas, utilizar productos sobre los que haya estudios publicados. Antes de probar cualquier terapia alternativa, obtener el diagnóstico de tu médico, certificación del terapeuta, vigilar la interacción con otros medicamentos, tener los efectos secundarios en cuenta y considerar los costes.
Y si se decide probar la terapia complementaria, hay que decírselo al médico antes, asegurarse de que se anota en tu historia médica, comenzar con una de ellas cada vez, anotar la marca y efectos y hacer un diario.